Historia | Facultad de Ingeniería Química - UNI
  • Telefax: +505 2278 1463 / +505 2270 3683
  • decanatura@fiq.uni.edu.ni

Historia

Historia de la FIQ

La Carrera fue creada en el año 1970, en la Universidad Centroamericana, UCA, como Ingeniería Química Industrial, adscrita a la Facultad de Ingeniería de la misma. En un inicio esta carrera tenía el mismo pensum del Instituto Tecnológico de Monterrey con su fundador el Dr. Jaime Downing Urtecho, quien junto con la Dra. Lelia Ortega de Cruz(q.e.p.d) fueron los primeros profesores de la carrera.

En 1979, con el triunfo de la Revolución Sandinista se generaron cambios sociales significativos en todas las estructuras de gobierno de Nicaragua. En la educación superior esto se tradujo en una profunda revisión curricular, y la creación del Consejo Nacional de Educación Superior (CNES) como administrador de la eduación superior de Nicaragua. De aquí nacieron los planes de transición 1980-1981 en Ingeniería Química Industrial.

Con esta reorganización, los departamentos de ingenierías provenientes de la UCA y la UNAN-Managua, se convirtieron en escuelas. De esta manera, la Escuela de Ingeniería Química se organizó dentro de la FTI. La Decana de la FTI, era la Dra. Irma de la Torre (mexicana) y la Directora de la Escuela la Ing. Maria Eugenia Flores (chilena), ambas provenientes de la UCA.

El Gobierno de la República de Nicaragua a través del CNES (Consejo Nacional de Educación Superior) decide, en 1983, la unificación de las carreras de Ingeniería y Arquitectura que se encontraban en la UCA y en la UNAN-Managua. En este año se funda la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), contemplando entre sus carreras, la de Ingeniería Química, con un plan de estudios (Plan 83) similar al de la UCA. El primer plan de estudios de Ingeniería Química de la UNI, fue creado en 1984, y se aplicó en el período 1984 -1986.

En el año 1985, se trasladan a la UNI, la Facultad de Ingeniería de la UCA y la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la UNAN Managua. Estas facultades se respondían a una estructura organizacional de departamentos. A partir de este traslado se crean, en la UNI, las Facultades de: Tecnología de la Construcción (FTC) y Tecnología de la Industria (FTI).

En 1986, asumen la dirección de la Escuela de Ingeniería Química, académicos nacionales, siendo Director el Ing. Norvin Torres, Sub Director el Ing. Víctor Castañeda como y Secretaria Académica la Ing. Maritza Montoya.

Este mismo año, la Carrera de Ingeniería Química inició su actividad investigativa con el proyecto de cooperación técnica entre la Universidad Nacional de Ingeniería y el Real Instituto Tecnológico de Estocolmo, auspiciado por el gobierno de Suecia, a través de la Agencia Sueca de Cooperación Académica (SAREC), denominado proyecto UNI-SAREC. En este año se construyó el primer laboratorio de investigación en la Carrera.

En 1987 se realizó la primera transformación curricular y se creó el plan de estudios conocido como Plan 87, que duró hasta el año 1991.

En 1990 se elaboró el primer plan de desarrollo de la carrera, en el que se abordaba con especial énfasis, los componentes de investigación y extensión, definiendo las áreas para el desarrollo de la investigación y los mecanismos de interacción con la industria para el desarrollo de trabajos conjuntos como parte fundamental de la extensión.

Se gradúan, en 1992, los primeros docentes dentro del Programa de colaboración UNI-Asdi-SAREC-FIQ con el grado de Licentiate Engineering (LicEng) siendo estos la Ing. Marcia Vidaurre y el Ing. Norvin Torres. Del 92 al 98 no se dieron cambios significativos dentro del pensum de la carrera. También este periodo se dieron dos elecciones de consejo facultativo (1994 y 1998).

En todo el año 2000 se llevó a cabo el montaje de la Maestría de Procesamiento de Alimentos , la cual arrancó a principios del año 2001. Al año siguiente, se instaló la planta polivalente de procesamiento de alimentos en el Recinto Universitario Pedro Aráuz Palacios. (RUPAP). A finales del 2003 se realizó la primera graduación de la Maestría. También se firmó el convenio entre la UNI y la Universidad del Litoral, Argentina, donde la carrera de Ingeniería Química es contraparte. Se renovó por cuarta vez el programa UNI-Asdi-SAREC-FIQ para el período 2004-2007, además se instaló la Unidad de Servicios de la carrera SERFIQ.

En el 2005, se construyó el Laboratorio de Ingeniería Ambiental; primera etapa. Se firmó convenio entre la UNI y el Centro de Investigación en Química Aplicada-CIQA de Saltillo, México, en el que la Carrera es contraparte técnica. En noviembre del 2005 se llevo a cabo el Proceso de Auto-evaluación por parte de Pares Externos cuyas recomendaciones están incluidas en los POAs del año 2006.

Historia de la Ingeniería Química

Fueron características casi definitorias de esta Primera Revolución Industrial el perfeccionamiento de la máquina a vapor (Watt, 1769) y la expansión de la industria del hierro (Wilkinson, 1774 y Cort, 1784). Los historiadores señalan que alrededor de 1860 se produjeron transformaciones suficientemente importantes como para pensar que se había iniciado una Segunda Revolución Industrial. Tres acontecimientos tecnológicos dignos de ser señalados ocurrieron entonces: el proceso Bessemer para producir acero (1856), el perfeccionamiento de la dínamo (1873) y la invención del motor de combustión interna (Otto, 1876). Estas innovaciones tecnológicas fueron acompañadas por otro tipo de transformaciones que definieron la época. De ellas, nos interesa señalar dos muy importantes: la masificación de la producción industrial y el creciente predominio de la ciencia como fundamento de la industria. Estos acontecimientos también tuvieron sus efectos en otros sentidos. Por ejemplo, el hecho de que en Gran Bretaña se produjo la institucionalización de la ingeniería mecánica que surgió, más que nada, como una consecuencia del desarrollo de la termodinámica.

El uso del vapor como el vector energético más importante y la obra de científicos tales como Carnot, Rankine, Helmholz, Gibbs y otros, fueron esenciales para el afianzamiento de esta profesión. Para aportar una referencia en el tiempo, digamos que fue en 1851 cuando Clausius enunció su concepto de entropía. De una manera bastante parecida, la ingeniería eléctrica alcanzó su identidad profesional casi simultáneamente. Las bases científicas fueron dadas por Faraday, Volta, Ohm, Ampere y otros.

La historia de la Ingeniería Química es relativamente reciente con respecto a otras ramas de la ingeniería que datan de la antigüedad. Su nacimiento fue originado gracias al rápido desarrollo de la industria de procesos a finales del Siglo XIX, teniendo en cuenta los siguientes factores:

  1. El crecimiento de la población mundial y la consecuente necesidad de mejorar la vida útil de los alimentos.
  2. El incremento en la demanda de materias primas.
  3. Los avances científicos y su influencia sobre las tecnologías industriales.

Con el creciente número y complejidad de los problemas surgidos de la rápida expansión de las industrias de proceso, se empezó a reconocer, gradualmente, que había necesidad y sitio para una rama distinta dentro de la ingeniería, a la cual estos problemas le fueran asignados. La Ingeniería Química surge como una rama independiente entre las ramas tradicionales de la ingeniería; cimentada principalmente tanto en el concepto de operaciones unitarias, como en sus correspondientes coordinación y secuenciación, dentro de un proceso industrial continuo llevado a gran escala.

En 1880, George E. Davis, un inspector británico de plantas industriales, y considerado el padre de la Ingeniería Química, trató de fundar la “Sociedad de Ingenieros Químicos”, en Londres. Para ese entonces, las aplicaciones de las ciencias químicas para resolver problemas a escala industrial, estaban a cargo de la ingeniería civil e ingeniería mecánica. Al año siguiente se creó la Sociedad Británica de Química Industrial (British Society of Chemical Industry) eludiendo deliberadamente el término «ingeniería». En realidad, los técnicos y científicos que llevaron a cabo la expansión de la industria química durante el siglo pasado, se consideraban químicos y no ingenieros (Lewis 1959).

Davis, en 1887, comenzó a dictar un curso de Ingeniería Química en su cátedra del Instituto Tecnológico de Manchester; para luego publicar en 1901 un libro en dos tomos titulado “A Handbook of Chemical Engineering“. En los Estados Unidos las primeras manifestaciones de la Ingeniería Química se dieron de manera simultánea. En 1888 se empezó a enseñar un curso de la materia, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), a cargo de Lewis M. Norton.

El año de 1888 es considerado universalmente como el de la fundación de la Ingeniería Química. (Academia Mexicana de Ingeniería Prospectiva de la Ingeniería Química 2009).

La evolución continuó y en 1908 se produjeron dos hechos interesantes que ya mostraban la envergadura que ya empezaba a alcanzar la nueva profesión: (1) La Sociedad Norteamericana de Químicos organizó una división de químicos industriales e ingenieros químicos autorizando la revista “Journal of Industrial and Engineering Chemistry”, y (2) Un grupo de ingenieros químicos se reunió en Filadelfia para fundar el “American Institute of Chemical Engineers (AICHE)”.

La aparición de una publicación especializada y la fundación de dos entidades profesionales estaban certificando, de alguna manera, el nacimiento de la Ingeniería Química; pero todavía iban a ser necesarios algunos cambios y un poco más de tiempo para que la profesión alcanzara su verdadera identidad.

En 1915, Arthur D. Little presentó al MIT su concepto de “Operación Unitaria”, el cual en su parte medular decía lo siguiente: “Cualquier proceso químico, cualquiera sea su escala, puede ser resuelto en una serie coordinada de lo que podría ser denominado acciones unitarias, tales como pulverización, mezclado, calentamiento, absorción, precipitación, cristalización, filtración, disolución y así sucesivamente”.

Este concepto, que de alguna manera estaba creando la epistemología de la profesión, formaba parte de un informe que Little presentó ese mismo año, pero que fue aprobado siete años después. Para comprender mejor hasta qué punto se estaba planteando allí toda una definición de identidad, convendría agregar que también se decía que la Ingeniería Química era en sí misma, una rama de la ingeniería con una base distintiva propia: el concepto de operación unitaria.

La filosofía promulgada por Little fue predominante en la profesión por mucho tiempo y, básicamente, se mantiene hasta ahora como una condición prácticamente definitoria tanto de la ciencia como de su metodología. El propio Little habría de repetir mucho más tarde, en 1930, que las operaciones unitarias eran, comparativamente, pocas en número, en referencia a la gran cantidad de condiciones bajo las cuales podían ser conducidas y estaban determinadas tanto por la naturaleza y cantidad de materiales en proceso, como por las temperaturas, presiones y demás factores involucrados.

La Asociación de Ingeniería Química amplió el concepto de Operación Unitaria en 1954, publicando en el AICHE: “Operación Unitaria es la aplicación de los principios de las ciencias físicas junto con los principios de economía y relaciones humanas sobre los campos que se relacionan directamente con los procesos y los equipos de los procesos, en los cuales la materia es afectada con un cambio en su estado, contenido energético y/o composición”.